VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COLIN FIRTH

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Que puedo decir de Colin Firth, que no se haya escrito?. Artículos sobre él llenan la prensa, multiplicándose a diario, después de EL DISCURSO DEL REY, que bajo mi punto de vista y a pesar de ser una brillante interpretación, yo considero su cenit como actor, en ese melodrama tórrido, barroco, humano, sentimental y real como es A SINGLE MAN. Difícil elegir un film de una larga carrera, cualquiera, menos los nefastos que hizo con Renée Zellweger, en la saga insufrible de Bridget Jones, a los que denomino "cine de rebajas", que ni siquiera Hugt y Colin lograron salvar. Semejantes bodrios cinematográficos parecen destinados a un publico amante de series hispanoamericanas, secuelas para olvidar. Pero Colin resalta siempre, haga lo que haga, es como la tinta china sobre el blanco papiro, es el hombre objeto de deseo, que diría mi admirado Buñuel, el amigo deseado, la persona que todos queremos tropezarnos para charlar largas horas. Tiene ese punto, parecido a Marlon Brando, que puede dividirse en cuatro vertientes: Atractivo, morbo, profesionalidad y misterio. Amo las cuatro lo reconozco y no me importa puntualizar con sinceridad sobre ellas. No está uno acostumbrado a tener ante una pantalla a un hombre que llora la muerte de su amante, como el que lamenta la perdida de uno de sus progenitores, eso es amor, es dar bella sinfonía a un aria perfecta, es Colin Firth, el actor, el personaje y el hombre que eclisa la pantalla. EL DISCURSO DEL REY y UN HOMBRE SOLTERO, se pueden contar con los dedos de la mano, producciones que se les parezcan.

Colin es el rostro, la presencia, la clase....la interpretación. Hace las cosas como si estuviera leyendo la prensa de la mañana, ante un humeante café. No trasmite esfuerzos, lo registra todo con la mas absoluta de las normalidades, y tal vez por eso, por su normalidad y atractivo indiscutible, es uno de los actores que mas admiro de la actual generación. Puntualizaría muchas de sus películas, unas por una cosa, otras por otra, pero me quedaré siempre por ese hombre triste, tímido, lleno de pasión escondida y dispuesto a dar el amor que le sobra, en UN HOMBRE SOLTERO o A SINGLE MAN, Films de los que habla en sendas entrevistas que le hicieron muy recientemente y que yo recojo. Porque son personalmente las dos mejores películas que he visto de este hombre llamado Colin Firth.

  

 

Es hijo de un catedrático de historia, David Firth, y de una profesora de literatura, Shirley Firth, tiene un hermano, Jonathan y una hermana, Kate, los cuales al igual que él son actores. Tres de sus cuatro abuelos eran misioneros metodistas por lo que pasó parte de su infancia en Nigeria. Regresó a Inglaterra a la edad de cinco años e ingresó en una escuela de Winchester. En su etapa escolar fue cuando empezó a interesarse por la interpretación, acudiendo a estudiar al Centro Dramático de Chalk Farm, donde estaría dos años, allí fue descubierto mientras interpretaba un personaje de “Hamlet”. Poco después debutaría en el teatro londinense del West End,  donde daba vida a su primer papel profesional en la obra “Otro país”. A mediados de la década de los ochenta, inició su carrera cinematográfica al intervenir en la versión cinematográfica de “Otro país”, donde fue elegido para el personaje de Judd. A continuación pasó a desempeñar una variedad de piezas tanto en el cine como en la televisión. Se dijo de él mucho sobre sus comienzos, simples comentarios festivos de críticos poco escrupulosos, pero la verdad siempre sobresale sobre la mentira, y Colin ya tenía un lugar en el Valle de los Reyes.

Por su actuación en “Robert Lawrence”, recibió el premio como Mejor Actor secundario de la Royal Televisión Society, como también una merecida nominación en los premios BAFTA. Pero su salto definitivo fué en la miniserie de la BBC, “Orgullo y Prejuicio” en 1995, lo que le valió también otra nominación para los premios BAFTA, por su brillante interpretación del Señor Darcy.
 

 

Actualmente tiene tres hijos, uno de ellos, William, lo tuvo con la actriz Meg Tilly. Los otros dos, Luca y Mateo, son de su matrimonio con Livia Guiggioli, con quien se casó en 1994. Colin siempre ha dicho que lo mejor del matrimonio son los frutos que cada uno pueda sacar de ello, no cabe duda de que se refería a sus hijos. Es un hombre que por su profesión, a la que dedica las veinticuatro horas del día, no deja especio para mas cosas, de ahí sus dos divorcios y sus muchas relaciones esporádicas con actrices muy conocidas, de las que nunca habla mal, sino todo lo contrario. Colin siempre es un caballero, lo lleva en la sangre, lo trasluce con esa mirada penetrante y con una presencia que hipnotiza. En EL DISCURSO DEL REY, no existen mas ojos que para su interpretación, su minusvalía, él es el engranaje en que se basa el Films, sin él el mecanismo falla, a pesar de estar rodeado de grandes actores y actrices, Colin, al igual que Brando y Olivier tiene un peso especifico como hombre brutal, como actor es "el actor", y como figura del cine, no creo que al igual que sus predecesores, vuelva a salir otro como él. Lo reúne todo.

A veces la pantalla te ofrece una imagen que tu no puedes obviar aunque lo pretendas, no puedes dejar que tu mente vuele a parajes mas cotidianos, y hasta mediocres, el cine tiene de todo, grandes figuras que no dicen nada, bellas mujeres que pasan sin pena ni gloria, y luego están esas presencias que te inmovilizan, te atrapan y les sigues como perro fiel en todo lo que hacen, sea bueno o malo, porque el magnetismo que desprenden te aprieta los botones de la admiración, y ya no puedes desabrocharte de ellos. Colin es una de estas últimas especies, y no me avergüenza decirlo siendo hombre, uno lo sigue siendo y me vanaglorio de ello. Es el rostro del cine actual, con esa mezcla de Cary Grant, Laurence Olivier en sus mejores tiempos, o ese Brando que vaga por nuestras venas. No se es menor macho, porque se le admire, se le ame o venere un rostro poco común como el suyo, tampoco me preocupa si trastoca la lívido, a fin de cuentas todo es sentimiento. Nunca me importaron las criticas destructivas, solo me paro y analizo cuando son opiniones constructivas. Colin es la presencia del hombre en todas sus dimensiones, bastaría solo con mirar sus imágenes, admirarle en un par de secuencias y sentir ese cosquilleo de que estamos ante un monstruo, un actor de adquirirá con el paso de los años, aún dimensiones mayores. Colin está hecho para ser admirado, y este historiador del cine, me he sentido muy honrado en ponerle al lado de los hombres y mujeres que tejieron con hilo de oro el Séptimo Arte.

 

 

 

 

En una entrevista Colin se explicó así sobre la homosexualidad:

 

-"Los actores gays corren un gran riesgo profesional si manifiestan abiertamente su homosexualidad. Si eres un actor hetero e interpretas un papel de gay, eres reconocido por ello. Si eres un actor gay y quieres interpretar un papel de hetero, ni siquiera vas a ser seleccionado”-.

Colin, actor heterosexual, sabe de lo que habla: su interpretación de un profesor homosexual en “A SINGLE MAN”, le ha valido un importante reconocimiento profesional. Obtuvo la Copa Volpi a la mejor interpretación masculina en el Festival de Venecia, y siempre está en las nominaciones de los BAFTA como en los Óscar de Hollywood. Las palabras anteriores de Firth, que no es la primera vez que se manifiesta en ese sentido, tuvieron lugar con ocasión del estreno oficial de la película en Londres. A SINGLE MAN, que también recibió en Venecia el “Queer Lion” a la mejor película de temática homosexual, está basada en un libro de Christopher Isherwood. Ambientada en la California de 1962 y que narra de una forma natural y sencilla, la historia de un profesor que pierde a su amante en un accidente de tráfico.

Una opinión que, curiosamente coincide con la expresada  por otro actor, en este caso abiertamente gay, Rupert Everett, que se lamentaba de que el conocimiento público de su homosexualidad había supuesto un freno a su carrera artística, y que incluso llegaba a recomendar a los jóvenes actores gays mantener en secreto su orientación sexual para evitar ser encasillados en ciertos papeles:

-" Ser un actor héterosexual que interpreta a un gay no es lo mismo que serlo realmente. Creo que todavía existen muchos tabúes acerca de ser gay en Hollywood, he conocido a varios en este negocio que mueren por mantener su secreto. No existen muchos actores que los declaren abiertamente y esto me produce una gran pena, porque algunos son grandes amigos mios."-

 

 


Pero Colin Firth apunta más alto:


-" A mi solo se me conocía en el Reino Unido por actuar en 1995 en la adaptación televisiva de ‘Orgullo y Prejuicio’, la novela de Jane Austen. Nada más. Bueno, los más cinéfilos también me recuerdan en un papel secundario para la multioscarizada ‘El paciente inglés’, de Anthony Minghella. Algo que, por entonces, se premiaba en Hollywood porque la herencia de los ochenta era demasiado frívola (y la culpa demasiado grande). Pero volviendo, fue ese sofá, esa Liga ganada en el último suspiro por los gunners en la campaña 1988-89, la que me otorgó crédito fuera de Inglaterra…Por entonces, un nombre, el de Nick Hornby, comenzaba a sonar fuera de Gran Bretaña gracias al best-seller ‘Alta fidelidad’. Era su segunda novela. La primera se llamaba ‘Fever Pitch’ y se trataba de una autobiografía del novelista inglés que narraba cómo se enamoró del Arsenal y cómo este amor le unió a su padre divorciado. Era una historia tan cinematográfica que el director David Jones y el propio Hornby decidieron llevarla a la pantalla. ¿Y a quién llamaron para protagonizarla? Pues sí. a mí y como la película acabó convirtiéndose, más que en una frikada futbolística, en una comedia romántica… mi charm, comenzó a forrar las carpetas de las jovencitas.."

Los productores supieron verlo, evidentemente. Y Hollywood más que nadie. Así que Firth, a sus treinta y tantos, se advenía en todo un sex símbolo. Pronto le enrolaron en papeles a su medida. El primero y el que le lanzó al estrellato, como Mark Darcy en ‘El diario de Bridget Jones’, mediocre film, luchando a brazo partido con Hugh Grant por el amor de Renee Zellweger. El shock mundial en la adaptación de la novela de Helen Fielding fue inmediato. Y Firth subió como la espuma. Hubo una secuela de ‘Bridget Jones’, por supuesto, la que yo ignoraré siempre por su falta de credibilidad. Y Colin estuvo en ella; como tampoco faltó en ‘Shakespeare in Love’, ‘La importancia de llamarse Ernesto’, ‘Love actually’, ‘La joven de la perla’, o ‘Un sueño para ella’. Papelones para el molde-Firth. Tipo atractivo, de mirada penetrante, guapetón pero sin resultar frívolo. Un tipo übersexual, que se diría en estos tiempos…Pero, !sorpresa.! ¡El advenimiento de Firth era doble! Resulta que tras bordar su papel en ‘Mamma Mia!’ como padre que descubre su lado gay, los productores pensaron, ‘¡caramba, pero si Firth también tiene gancho homosexual!’. Así que al británico, de 49 años, le ofrecieron ‘Un hombre soltero’, realización del libro homónimo del anglo-estadounidense Christopher Isherwood, escrito en 1964 y dedicado al intelectual Gore Vidal que muchos, no sólo lo considerarían la obra cumbre de Isherwood, sino una de las referencias clave en la lucha por la visibilidad de la comunidad gay. Una historia impresionante, sensible y dura en la que un profesor de Los Ángeles, durante el año de la crisis de los misiles rusos viajando a Cuba, y que tras la muerte de su compañero sentimental, decide hacer cuentas con su vida.

Colin Firth borda su complicado personaje. La película cuando se presentó en el Festival en Venecia, el actor tuvo que subir al escenario bajo la mirada de su partennaire, Julianne Moore, para recoger su Copa Volpi al mejor actor. Y el discurso de agradecimiento, como buen gentleman británico, lo realiza en italiano porque, de hecho, vive allí con su esposa Livia Giuggioli y con los dos hijos, Luca y Mateo:

-“Estoy aquí porque Tom Ford me regaló su confianza a nivel profesional y personal, me permitió improvisar en mi personaje, dándole mi toque especial... Fué grandioso poder hacer A SINGLE MAN. Cuando tuve el guión entre mis manos sentí que ese papel poseía gran cantidad de registros que, para un actor como yo, eran un reto. Dentro de la profesión de actor existe la homosexualidad, como en cualquier otro trabajo, yo charlé durante horas y horas con algunos de ellos, conviví y percibí esa enorme vida interior que existe en el mundo del hombre gay, quizá mas acentuado en el cine. Entonces comprendí muchas actitudes, llegué a respetar y en cierto modo a admirar, por ser como son, por no poder trasmitirlo abiertamente. Desde aquí, pues ellos seguramente me estarán viendo, quiero enviarles mi respeto y admiración-" 
 

UN HOMBRE SOLTERO  (A SINGLE MAN)

 


Varias de sus películas son auténticos éxitos de taquillas, y sus interpretaciones han dejado siempre eclipsados a las estrellas que le acompañan habitualmente en los repartos de sus filmes. Derrocha talento y clase, la expresividad de su mirada llama poderosamente la atención, su fuerza interpretativa le hacen digno heredero de la escuela de intérpretes británicos. Pero para mi y a pesar de las virtudes antes señaladas, me puede su impresionante voz, lo cual lógicamente hace que siempre las vea en versión original. Vuelvo a repetir y no me canso de hacerlo, que Colin es un fundamento crucial para que yo vea mas cine actual, que me deje emborrachar de un rostro, de su mirada, de una presencia y de todo lo que me provoca verle en pantalla, es como retroceder en el tiempo y recordar EL TRANVÍA LLAMADO DESEO, o MUERTE EN VENECIA, EL ULTIMO TANGO EN PARIS....y ¿por qué no?, también el monumento al Séptimo Arte: GONE WITH THE WIND, por ellas he cosido con hilo de oro los mejores años de mi vida, y pido a los dioses que me sigan dando fuerzas para poder seguir hilando, pero esta vez en nombre de un actor impresionante: COLIN FIRTH.


Tras separarse amistosamente de su primera esposa, Firth regresa a su trabajo y será entonces cuando su carrera atraviese su mejor momento, al contratarle la BBC como protagonista de una exhaustiva adaptación de Orgullo y prejuicio, la novela de Jane Austen. Su interpretación del arrogante caballero Fitzwilliam Darcy le convirtió en el orgullo nacional. Fue aclamado por los periodistas y criticos y supuso todo un fenómeno en Inglaterra, donde aún se recuerda la “darcymanía”, sólo comparable a la repercusión que tuvo Jeremy Irons con Retorno a Brideshead. Se hablaba mucho de su trabajo, sobre todo entre el público femenino:

- “Me corté el pelo, para que no me reconocieran. Recuerdo que fui a un restaurante, y al lado mío había gente conversando acerca de Mr. Darcy”, incluso me recordaban a mi trabajo en el best-seller más vendido de su país a finales del siglo XX, el mediocre film "Diario de Bridget Jones."

Tanto éxito propició que le contrataran más en el cine, en cintas que normalmente desperdiciaban su talento. En la multipremiada El paciente inglés su intervención sabía a muy poco; era el marido engañado de Kristin Scott Thomas, mujer que mantenía un apasionado romance con el protagonista. Muy similar era el envidioso Lord Wessex, el hombre con que debía casarse Viola en Shakespeare in Love. Su mejor trabajo en aquellos día y que pasó desapercibido, fué el típico joven aristócrata, sobrino de los protagonistas en GENTE CON CLASE, una joya que se adaptaba de unos textos del siempre brillante Noel Coward.

Era y es el rostro por excelencia de finales de siglo y principios del XXI, su carisma es tremendo, su atractivo como actor y persona viril sobrepasa fronteras, con solo contemplar su rostro, su expresión trasluce una fuerza poco común entre los actores de hoy, donde se pueden contar con los dedos de las manos, casos similares. Colin es la excepción y yo creo que no solo lo ha demostrado con EL DISCURSO DEL REY y UN HOMBRE SOLTERO, estoy totalmente convencido de que a lo largo de estos años nos va a ofrecer registros que solo pensarlo se me ponen los pelos de punta. Es curioso, se mueren algunos de los grandes, quedan sus películas, pero tarde o temprano el cine descubre una presencia regia, atractiva, que nos hace soñar, almacenar esperanzas de volver a sucumbir a los atractivos de la pantalla. No me cabe la menor duda de que estaremos de suerte todos los cinéfilos del mundo, porque Colin Firth estará mucho tiempo entre nosotros.
 

 


En las adaptaciones de EL DIARIO DE BRIDGET JONES, Colin Firth interpretaba a Mark Darcy, inspirado en su personaje de ORGULLO Y PREJUICIO. Aquí dio la campanada, y fué ese personaje arrogante que se pelea con la insoportable protagonista, con un cínico Hugh Grant, a ritmo de It’s Raining Man. Luego Colin fue un creíble y extraordinario médico nazi en LA SOLUCIÓN FINAL, también dió vida a uno de los personajes de LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO, una soberbia adaptación de la obra de un autor aún no valorado lo suficiente, llamado Oscar Wilde. Pero todavía estaban por llegar sus mejores interpretaciones, donde Colin dió mas de sí mismo, y en donde a veces nos parecía estar contemplando un milagro llamado cine, como por ejemplo en LA JOVEN DE LA PERLA, metiéndose en la piel del genial pintor Johannes Vermeer, que se inspira en una criada para crear su obra maestra por excelencia. También es digno entre sus múltiples personajes, el de LOVE ACTUALLY, con un reparto coral formado por lo mejor del cine británico.

Yo creo que es el actor que mas entrevistas ha concedido en tan corto espacio de tiempo, y con una carrera tan brillante, que otros en su lugar, posiblemente habrían rechazado ese acercamiento para conocer a la persona y al mismo tiempo a un actor tan admirado. El divismo no navega en sus ríos interiores, siempre se preocupa por parecer cercano, accesible a la prensa, y nunca se niega a ser fotografiado en los estrenos de sus Films. 

 

 


Después de la entrega de los Golden Globe, así se refería el actor a las preguntas que se le hicieron:


–¿Cómo te sientes cumpliendo 50?-


–"Tengo asumido que estoy en un lugar diferente. La vida es cíclica y continuamente uno está perdiendo batallas que pensó ya había ganado. Las buenas cosas de la vida necesitan reubicarse y hay que redescubrirlas; como por ejemplo la relación con tus amigos, los hijos y mi mujer. No son algo que se deban dar por descontado. Siento y a raíz de mi edad, el trabajo que me ofrecen es mucho más interesante, porque ahora estoy interpretando a hombres con pasado y no sólo con las ansiedades de la juventud. Estoy encarnando a personajes que sienten pérdidas, remordimientos; individuos que se han rendido frente a la vida y se dan cuenta de que es un error. Es lo que ocurrió con “Un hombre solo”, y ahora con “El discurso del rey”. Pienso que me ofrecieron estos personajes exclusivamente por mi edad, lo que me hace sentir mucho mejor frente al deterioro físico que estoy viviendo."-


– "Retrocedamos a tu infancia…


–" Desde niño sentí que no calzaba en ningún lado porque nos cambiábamos de casa muy seguido. Primero dentro de Inglaterra y luego a vivir a Saint Louis, Estados Unidos. Además, viví mis primeros cuatro años en Nigeria, donde mis abuelos eran misioneros. Por el lado de mi papá, son cinco generaciones que crecieron en India, lejos de Inglaterra y de nuestra sociedad. Cuando regresamos, crecí rodeado de nigerianos, indios y norteamericanos, porque mi mamá paso ocho años de su vida en Iowa y llegó a Gran Bretaña recién a los 18. Por eso casi todos los amigos de mis padres eran extranjeros y yo siento que no pertenezco a los lugares donde viví en mi país."-

 
–¿En qué sentido?


–" Sufro una dicotomía a raíz de mis dificultades de pertenecer, y al mismo tiempo por haber crecido con grandes privilegios, ya que era capaz de ver todo por dentro y por fuera. Supongo que esto me alienó de ciertas personas, pero me liberó de los convencionalismos."-


–" Es extraño, porque en la mayoría de tus películas casi siempre interpretas al “típico” inglés, y así es como te vemos.-"


–" Exactamente, soy experto en encarnar al inglés reprimido de la mitología, alguien que justamente no soy. Aunque esos tipos clásicos ya casi no existen, salvo quizás el príncipe Carlos. Hoy, en lugar de usar smoking, los jóvenes ingleses se tatúan y se colocan argollas. Actualmente, Londres es un caleidoscopio maravilloso.-"


–¿Te sientes inglés?


–"En realidad, no tengo raíces. Mi abuela es escocesa, mi sensibilidad está en Roma, mi mujer es italiana y mis hijos han crecido en Estados Unidos. Me he enriquecido por todas estas vivencias y la diversidad que he vivido. El hecho de que me sienta igual de cómodo con personas de Tokio y con personas de mi país, es un regalo.-"



Se llevó otro Oscar al mejor actor, por su asombrosa interpretación en EL DISCURSO DEL REY, donde su brillantez está siempre patente desde el principio del film hasta el mismo final. Colin demuestra en esta cinta que su ascensión al crepúsculo de los dioses es un hecho, y si dudan de mis palabra, vean la película.


 

EL DISCURSO DEL REY


Colin Firth vuelve a ser entrevistado, pero esta vez es por:

 !The King's Speech!




EL DISCURSO DEL REY, ya había recibido en Inglaterra nada menos que catorce nominaciones con la versión británica del Oscar. Y en Hollywood, resultó ser la más reconocida, con doce nominaciones, donde figuraban cada uno de los prestigiosos actores Helena Bonham Carter, Geoffrey Rush, además de Colin Firth. En el camino, quedó afuera la representación hispana de Javier Bardem, Jeff Brigdes, Jesse Eisenberg  y hasta el presentador de la ceremonia, James Franco. Pero el Oscar solo podía tener un ganador; un rey como Colin Firth.



- ¿El hecho de haber Ganado el Oscar por representar al Rey de Inglaterra le agrega algún efecto político?

- " No me gusta enredarme en juicios políticos, porque me doy cuenta que mis opiniones más insignificantes tienen mucha más atención de la que merecen.-"

- ¿El Oscar ni siquiera puede afectar las críticas políticas al Consulado Cinematográfico Británico por haberles dado un millón de libras para producir la película? ¿El éxito del Oscar tal vez favorezca futuras producciones como The King's Speech'?

- "En ese sentido, me parece muy positivo que el Instituto de Cine Británico haya tomado ese rol y probablemente sea una señal de que el gobierno reconoce la necesidad de una entidad como esa, que necesitan trabajar juntos para encontrar una forma de financiar películas con la cooperación del gobierno. Por el momento, soy optimista.


En una de las anteriores entregas de premios, él mismo confesó que en Inglaterra llegó a utilizar la credencial del sindicato de actores de Hollywood, "esperando llamar la atención de las mujeres o alguna entrada gratis a night clubs y los más altos departamentos gubernamentales... aunque nunca lo consiguió, tal vez ahora lo logre... con el Oscar.

- ¿Teniendo en cuenta el Oscar y la aprobación de la Reina en su interpretación del Rey Jorge VI, cree que lo invitarán a la próxima boda real del Príncipe William?

- "Por lo que tengo entendido, ya enviaron las invitaciones. La mía definitivamente se perdió en algún lugar del correo.-"
 

Jugando un poco con el título de la película, el nuevo Rey del Oscar, también tuvo su propio discurso en la ceremonia. Sin titubear un solo segundo, a comparación del cine, Colin Firth se lució detrás del elegante acento británico, con su larga lista de agradecimientos, reconociendo que creía que su carrera "acaba de llegar a la cima", antes de mencionar a los otros nominados y sus propios compañeros, Geoffrey Rush y Helena Bonham Carter.

 

 

- "Por soportar mis delirios de realeza y a quien hago responsable por este Oscar y todo lo bueno que me sucedió desde que la conocí". En algún lugar de mis abdominales que amenazan con formar movimientos de danza, tan joviales como pueden ser para mi, sería extremadamente problemático si llegaran hasta mis piernas, antes de bajar del escenario.-"

- En el escenario dijo que pierde un poco el control...

- "Tampoco pienso demostrarlo ahora.-"

- ¿No piensa aflojarse?

- "No, ya bastante me resistí en aquel momento, creo que necesito algo de tiempo... a solas. No me parece un buen lugar para demostrarlo. Cualquiera que me haya visto en MAMMA MIA, sabe de lo que estoy hablando.-"


¿Y los que vieron The King's Speech? ¿Qué mensaje cree que les dejó?

- "La verdad, no creo dejar mensajes con mi trabajo. No me parece que los actores seamos predicadores ni filósofos. Soy una persona molestamente abierta, pero eso no significa que al contar una historia tenga que prescribir lo que la gente debe pensar ni oír. No estoy en ese negocio. Pero me impresiona la respuesta emocional de la gente con esta película, parece ser bastante personal. Y es muy variada. Obviamente los terapeutas especialistas en corregir la dicción y la gente que tiene dificultad al hablar han respondido muy bien. Esa clase de respuesta es muy poderosa para mí, porque nuestro trabajo muy a menudo es justificablemente juzgado como algo completamente frívolo. Y yo pienso que la frivolidad es importante, pero en otro campo. El hecho de que una película haya resonado en la gente que la vio, pensando que han sido escuchados por primera vez, es lo más valorable para mí. Pero no pienso que deja mensaje, creo que ilumina un tema que se necesitaba mostrar.-"

Mostrando un rey de Inglaterra como un verdadero ser humano, con todas sus imperfecciones, el tartamudeo que no lo deja hablar públicamente, es el logro que demuestran las doce nominaciones y los cuatro premios Oscar que ganó las categorías Mejor Director y Mejor Película, además de Mejor Actor. Y con el lujo de tener al lado otros dos grandes actores como Geoffrey Rush y Helena Bonham Carter, Colin Firth ganó mas que merecidamente una corona de Oscar, sin tartamudear.


- ¿Qué opina de una nueva versión de la película, prohibida para menores de 13 años?


- "No la he visto, no sé nada al respecto, solamente tengo información de segunda mano. ¿Cortaron las escenas de los insultos? Si es así, no lo apoyo, porque me parece que la película tiene su integridad, tal cual y como está. Pienso que esa escena pertenece exactamente donde está, tienen un propósito. Y yo no soy alguien que es casual en ese tipo de lenguaje. No me causan gracia. Llevo a mis hijos a ver partidos de fútbol y jamás podría hacerlo si quisiera protegerlos de esa clase de malas palabras. Odio escuchar ese lenguaje a su alrededor, pero tampoco voy a negarles la experiencia de ver un buen partido, en vivo. De verdad, me molesta escuchar insultos en los oídos de mis hijos y por eso no tomo el tema a la ligera. Pero el contexto de la película no pudo haber sido editado más apropiadamente. No es vicioso, ni ofende a nadie realmente, solo se trata de un hombre que quiere liberarse usando malas palabras. Todavía no encontré una sola persona que le haya caído mal. Y por eso pienso que la película está bien, tal cual.-"

- ¿Después de tartamudear tanto en el rodaje de la película... nunca tartamudeó en su casa?

- "Sí, sí. No sé por qué. Supongo que tiene que ver con la memoria del entrenamiento muscular. Si practicas piano todos los días, algo en tu cerebro se va a adaptar, dejando un mensaje subliminal. Con los deportes pasa algo similar. Probablemente es lo que pasó conmigo. Tampoco es un verdadero tartamudeo como el de mi rol, sino la interferencia de hablar fluidamente. Y no solo me pasó a mí, también al director. A veces le llevaba horas tomar apuntes, porque era como un ritmo especial que se había prendido en el trabajo.-"


- ¿Y alguna vez le pasó en su vida privada, de titubear en cierto momento importante?

- "Sí, cuando conocí a mi esposa, en Colombia. Nos conocimos en Cartagena, una ciudad tan hermosa como su gente. Yo estaba en las escalinatas de una iglesia antigua, en la plaza de la ciudad. Y cuando la vi llegar entre la gente, un rayo me partió el corazón.-"

- ¿Tartamudeó al hablarle aquella vez?

- "Bueno, en verdad, no me moví para nada. Veía que se me acercaba y yo esperaba que no pasara al lado mío porque no iba a poder soportarlo. Apenas nos saludamos estrechando las manos y ella trató de hablarme en inglés, intentando hablar mi idioma. Hasta ella misma toma aquel día como la primera vez que empezamos a salir.-"

- EL DISCURSO DEL REY ganó también como Mejor Película y Mejor Dirección ¿Hasta qué nivel influyó la buena dirección, en su Oscar?

- "En muchas formas, el modo de trabajar fue propicio con la clase de tensión y ansiedad que yo necesitaba para mi interpretación. Lo primero que hizo Tom Hooper fue tomar una escena de diez minutos que básicamente es una obra de tres actos, saltando con la cámara en mi cara. No tenía otra salida que comprometerme al máximo, no hubo ensayos. Y creo que tomó una excelente decisión. Sentí que me empujaban en medio de la casa real, insistiendo que cantara en la primera noche, sin ningún ensayo. Es el estilo que usó, el mismo que utilizaba el maestro Elia Kazan.-" 

- ¿El mejor consejo del director ?

- "Lo que me dijo fue «"trata de desaparecer lo más que puedas" porque yo soy mucho más grande que Jorge VI. Por eso me puso en la punta de un gran sofá, por eso me ves en el borde del cuadro, rodeado siempre por espacios abiertos.-"

- ¿Y ahora que se terminaron todas las entregas de premios... cómo piensa aprovechar el tiempo libre?

- "Ya empecé a tener fantasías sobre lo que quiero hacer, después del Oscar. Pienso ponerme a cocinar, muchísimo. No creo ser particularmente bueno en la materia, pero descubrí que es una buena forma de descomprimirme. Probablemente sea el único que coma lo que cocine, pero es lo que pienso hacer.-"

 

EL TOPO


Sin embargo, cuando habla sobre EL TOPO, la nueva versión de la novela de John Le Carré que ha dirigido el sueco Tomas Alfredson, el actor se comporta como si nada de eso hubiese pasado. El topo, rodada antes de que ganara el Oscar, cuenta lo que ocurre en las altas esferas del MI5 en plena guerra fría cuando entre sus oficiales cunde la certeza que uno de ellos es un doble agente. Firth encarna al sastre, un hombre delicado que juega sus cartas con astucia, mientras la sospecha se cierne sobre él y sus compañeros de tareas, interpretados por Gary Oldman, Ciaran Hinds y Toby Jones.


¿Qué cualidades tiene para ser un buen espía?


-"No muchas. Tengo la dualidad que se requiere pero no la valentía ni la destreza física. Yo creo que los actores están hechos para ser espías, porque son capaces de hacerte creer fácilmente que son otra persona y pueden usar esa capacidad para deducir qué es lo que te motiva y cuál es tu forma de pensar. Todos esos son elementos muy útiles para cualquier espía, pero también deberían mantener la calma si escuchan un disparo o se enfrentan a un peligro mortal y de eso no veo muy capaces a los actores.-"


¿A qué atribuyes la fascinación que desde siempre hemos sentido por los espías?


-"Hay diferentes tipos de espías que nos han cautivado. Está el héroe de las películas de acción, al estilo de James Bond, y también todo el género del detective privado. Me parece que a la gente le fascinan los secretos casi tanto como los acertijos. El mundo está lleno de fanáticos del sudoku y de los crucigramas. A todos nos entusiasma la posibilidad de resolver un acertijo, y en una historia de espías eso se multiplica por diez. Si, además, la vida del protagonista está en peligro o incluso está en riesgo la suerte de una nación, sumas dos elementos que funcionan muy bien juntos. Luego puedes darle un toque de glamour o hacer que la historia sea escalofriante.-"


Interpretas al sastre en la nueva versión de El topo. ¿Cómo le describirías?


-"Su mejor virtud es despistar. En cambio, Smiley, el personaje de Gary Oldman, simplemente desaparece. Es un hombre que no podrías identificar en una multitud, y además usa esa capacidad para sorprenderte. Es un espía formidable porque los demás le ignoran, algo que él aprovecha para analizarlo todo y cuando tiene que actuar, no tiene piedad. Haydon, por el contrario, es exuberante. Es un idealista, de aquellos que en los tiempos de la guerra civil española se apuntaban como brigadistas. Es también un bohemio al que le encanta pintar. A pesar de que debe usar traje y ser muy conservador, cada vez que puede se pone calcetines rojos o un pañuelo de dibujos florales.

 



Consagrado como una gran estrella, Colin Firth dará que hablar en el futuro. Le veremos como protagonista en Films de indudable calidad, los escoge con sumo cuidado, se pasa semanas estudiando el argumento, destripa su papel y luego decide. Se comenta que rechaza mucho mas que acepta. Eso es la actitud de los que moran el ceprusculo de los dioses. Conforme pasan los años, su atractivo crece, se hace mas interesante y el brillo de sus ojos nos envuelve en la pantalla. Esa lo que se dice un actor de talla y creo y deseo que se mantenga mucho tiempo en esa galaxia de los hombres y mujeres que fueron tejidos por hilo de oro, para felicidad de los mortales..

Ha pasado a engrosar la columna de nombres por los que yo haría lo que fuera, deseo que no se interprete mal, y si no es posible, les recordaría a estos por su morbosidad, una famosa frase del final de GONE WITH THE WIND:

"Francamente me importa un bledo"

Colin Firth es un estimulo para mi en estos días que cubren mi vida, y que no son precisamente halagüeños, la niebla me impide ver con claridad.. ¿problemas del corazón?...Le recuerdo constantemente en A SINGLE MAN y él sin saberlo ha hecho que viva momentos de resurgimiento y plenos de felicidad, Colin hace que se acreciente mi pasión por el cine, por la interpretación y por un hombre imborrable para mí.