LEER MI LIBRO DE VISITAS

FIRMAR EN EL LIBRO

 

 

 

 

 

 

 

 

FRANCO ZEFFIRELLI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La primera noticia que tuve de la existencia de Zeffirelli fué cuando presencié el film ROMEO Y JULIETA, siempre fué una de las obras literarias que mas me impresionaron en mi vida, desde bien pequeño, aquella decisión de morir porque el ser que amas ya no vive, no lograba darle forma en mi cerebro, no creía que se pudiera morir por amor. La obra de Shakespeare influyó mucho en mis jóvenes años, hasta el punto de leerla muchas veces, representarla con un grupo de viejos amigos y para concluir, se completó al ver en cine la obra de Franco Zeffirelli, con la minuciosidad, el color, la puesta en escena, la convincente interpretación de sus jóvenes protagonistas, y sobre todo, el alarde visual que el director recrea, hasta en las mas insólitas de las secuencias, las de menor importancia, en todas el toque Zeffirelli está presente y desde entonces no he dejado de seguir una larguísima filmografía, con sus luces y sombras. La dirección de las mas importantes operas en los recintos de culto del mundo operístico, dando a obras de Verdi, como a otros muchos autores, la magnificencia, el color y el espectáculo que la Opera necesitaba, sin dejar de ser fiel a su sello característico, impregnando una belleza común tanto en sus Films como en sus adaptaciones:

CALLAS FOREVER

DON GIOVANNI

TE CON MUSSOLINI

JANE EYRE

HAMLET

AMOR SIN FIN

IL TABARRO

PAGLIACCI

STORIA DI UNA CAPINERA

OTELLO

TOSCA

LA BOHEME

LA TRAVIATA

EL CAMPEÓN

JESÚS DE NAZARET

HERMANO SOL, HERMANA LUNA

ROMEO Y JULIETA

LA MUJER INDOMABLE

LA BOHEME

FALSTAFF

CAMPING

 

En todas, absolutamente todas, siendo algunas consideradas por la critica como obras menores del director, se cumplen todos los objetivos que el maestro emplea con destreza de mago; puesta en escena, fotografía, la música, un reparto de futuras promesas, lujo y unas historias contadas con el corazón, mas que con la pluma. Franco Zeffirelli pertenece a una cantera de la mas brillantes que ha dado la cinematografía italiana, sus seguidores se cuentan por miles, y sus detractores por cientos....Eh ahí, el contrapunto del genio, el sentido de la genialidad, batallones de admiradores y malintencionados convulsos, a veces con trágico resultado. Pero con todo y con eso, Franco Zeffirelli pertenece al neorrealismo italiano, al igual que DeSica, Visconti o Scola, con la diferencia que Zeffirelli ha mirado mas hacia el espectador, se ha volcado mas hacia el espectáculo en sí y nos ha proporcionado momentos interesantes de unas épocas que todos veíamos en nuestras pupilas, sin decidirnos a saber si eran ciertas o estábamos despertando de un sueño.

Sobre el director, las palabras de una actriz, define muy bien la labor de Zeffirelli:

"Recuerdo cuando terminó la película HERMANO SOL, HERMANA LUNA. No me sentía con fuerzas de abandonar el cine, creía que el film continuaba, no daba crédito a que aquella bellísima historia sobre Francisco de Asís pudiera irse de mis ojos, y su música dejase de sonar. Recuerdo la película con enorme cariño, nunca hasta entonces había visto ningún trabajo de Zeffirelli, ni siquiera la mas conocida, como era ROMEO Y JULIETA. Me sentí como desnuda, no se explicar la sensación, solo que jamás habia visto tan claramente como se podía contar una historia difícil, triste y peligrosa, en donde hubiera sido fácil caer en la cursilería, y darnos toda una lección del mejor cine visto en los últimos años, con actores desconocidos. Todo desfila como un reloj y quede fascinada para siempre. Luego tuve la oportunidad de trabajar con él y comprobarlo en persona.... es uno de los hombres mas caballerosos que he conocido "

(BROOKE SHIELDS).

 

Franco creció durante sus primeros años al lado de su madre, que murió prematuramente, víctima de tuberculosis, cuando el pequeño Gianfranco sólo contaba ocho años de edad. El futuro cineasta quedó entonces al cuidado de una prima de su progenitor, que fue su tutora hasta que el joven alcanzó la mayoría de edad. Interesado, en su juventud, por la Arquitectura, Franco Zeffirelli se matriculó en la Academia di Belle Arti de su ciudad natal, donde llegó a licenciarse en dicha materia. Sin embargo, pronto se sintió más atraído por el mundo del cine, el teatro y los medios de comunicación; y así, tras un breve período como colaborador en Radio Firenze, debutó en el celuloide en calidad de actor, interpretando el papel secundario La Diputada Angelina, del director romano Luigi Zampa. Durante sus estudios de Arquitectura, Zeffirelli había descubierto su inclinación por las artes plásticas y la decoración, por lo que unió esta afición a su interés por el mundo del espectáculo y empezó a trabajar como decorador y escenógrafo en el Teatro della Pérgola. Allí, además de aprender numerosos trucos de escenografía que habrían de serle de gran utilidad en el futuro, conoció al director de cine Luchino Visconti, a cuyo equipo pronto se incorporó, en condición de ayudante de dirección. Este período de formación al lado de Visconti, asistiendo a los rodajes de algunas películas suyas tan celebradas como La tierra trema, Bellissima y Senso, influyó de forma decisiva en la forja del estilo que luego habría de caracterizar a Zeffirelli en su faceta de cineasta. Con esta experiencia, durante el primer lustro de los años cincuenta Franco Zeffirelli se independizó y empezó a trabajar como escenógrafo, decorador, diseñador de vestuario y regisseur de óperas; durante muchos años, habría de compaginar estas actividades, sobre todo, la que le vinculaba con el mundo operístico, con su dedicación a la dirección cinematográfica. Triunfó, por aquel tiempo, con la puesta en escena de la obra Lulù, y fue muy aplaudido también por sus trabajos como ayudante de dirección de cineastas de la talla de Michelangelo Antonioni, Vittorio de Sica y Roberto Rossellini.

Pero la vida personal del director no era tan brillante como sus trabajos. Empleaba gran parte de su tiempo en dibujos, afición que le venía desde su estancia en la Academia de Bellas Artes, buscaba afanoso la perfección, sobre todo en el cuerpo masculino y buscaba entre los mas escondidos rincones de Venecia y de Roma, los rostros y cuerpos que necesitaba. Su homosexualidad le jugó malas pasadas en estas búsquedas, y se llegó a comentar las cantidades de dinero que pagaba a sus modelos por posar para él, lienzos que aún conserva y en los que empleaba excesivo tiempo. Franco era un hombre muy atractivo en aquellos años, y tenia mucho éxito entre los dos sexos. Uno de aquellos modelos, llamado Renato Lombardo, escribió un libro, publicado en Argentina, en el cual hacia referencia a su maestro, como él denominaba a Zeffirelli, habló de él con la naturalidad que habla un niño cuando pregunta algo sobre un cuento, y alaba el carácter, la educación, la enorme sensibilidad y lo mucho que aprendió en los dos años y medio que convivió con Franco Zeffirelli. Actualmente Renato Lombardo es un disputado coreógrafo y estilista, aclamado en todo el mundo, pero él siempre alude que todo lo que sabe, todo lo que aprendió se lo debía a aquel hombre silencioso, que una noche fría de Febrero, vagabundeando entre los canales y callejuelas de Venecia, le ofreció un techo, un plato de comida caliente y le entregó dos años y medio de su vida, sin pedirle a cambio mas que posara para él desnudo. Lombardo amó intensamente a Franco, y su relación fué una de las mas notables que existieron en la vida del director, también Zeffirelli le menciona en sus memorias. Renato tuvo que abandonar Italia, marchándose a EEUU, lugar donde vivió algunos años, después de ver como la relación se iba deteriorando, pero no por culpa de Zeffirelli, sino por la enorme diferencia de edad que existía entre ambos. Posteriormente en la vida del director hubo muchos Renatos, pero a fin de cuentas era natural, Franco era un hombre refinado, famoso, rico y su debilidad por los jóvenes italianos era sabida. Se cuenta que para elegir al protagonista de su film ROMEO Y JULIETA y antes de dar con a Leonard Whiting, actor desconocido por entonces de 17 años, tardó mas de un mes en dar con el rostro y el cuerpo que buscaba, empleaba todo el tiempo del mundo en entrevistar a los candidatos, y hacerles la prueba para Romeo. Zeffirelli era un perfeccionista, tanto en su vida privada, como en su profesión. Gracias a ser así, todos los cinéfilos del mundo hemos podido disfrutar de auténticos alardes visuales cinematográficos, tocados por la estética mas fiel y refinada. Creo que, aún siendo de la misma cantera y ser opuestamente diferentes, Luchino Visconti y Franco Zeffirelli han dando al cine, algunos momentos realmente inolvidables.

Zeffirelli cuidó en todos sus Films con especial detenimiento todo lo concerniente a la recreación, la ambientación histórica y las localizaciones, fijando con ello, una de las principales señas de identidad de su estilo cinematográfico. A tal punto extremó esta preocupación por reflejar fielmente el texto de Shakespeare, que eligió, para encarnar a los protagonistas de Romeo y Julieta, a dos actores desconocidos: Leonard Whiting y Olivia Hussey, quienes tenían entonces la edad de los dos personajes del drama, diecisiete y quince años, respectivamente. El buen gusto y la elegancia figurativa que Zeffirelli derrocha en ROMEO Y JULIETA, una de las mejores adaptaciones de obras del genial Shakespeare, y nos dió el mas hermoso regalo que se le puede hacer al humilde espectador, presenciar la propia obra en toda su belleza, considerándose todo un lienzo de Verona, con sus intrigas de época, sus luchas y el amor sublime de dos adolescentes que amaron mas allá de la razón, mucho mas lejos de lo que el hombre hoy en día puede concebir el sentimiento mas bello. ROMEO Y JULIETA, ya es un clásico del cine, una pieza de valor y una recreación que Franco Zeffirelli puso al servicio de la imagen como soy él supo hacer. En el campo del cine, tras la belleza delicada y romántica de Romeo y Julieta, el director apostó por un trabajo radicalmente original y rodó HERMANO SOL, HERMANA LUNA, una difícil y mística recreación de la vida de San Francisco de Asís, bastante diferente a todo lo que pudiéramos saber del Santo de Asís, su radical originalidad, patente aquí en una ambientación muy moderna del santo y el entorno en que se desenvolvió, no fue muy bien recibida por la crítica de los años setenta, a pesar de los premios obtenidos y del respaldo del publico. Este pequeño fracaso repercutió en su reputación internacional que había alcanzado con filmes anteriores, y dio lugar a que algunos críticos dijeran, equivocadamente como siempre suele suceder con la opinión de estos santos señores,  que Zeffirelli poseía más dotes para la dirección teatral y operística, que para la realización cinematográfica. En cualquier caso, HERMANO SOL, HERMANA LUNA, es un fresco renacentista, rodado en escenarios naturales en la propia ciudad de Asís, con una fotografía ejemplar, una interpretación muy digna y que al mismo tiempo refuerza ese universo intimista y espiritual del artista florentino, inclinado siempre a ofrecer, dentro de su maestría cinematográfica, una introspección mística a través de una estilizada ambientación. Detalles que no todo el mundo aprecia, y mucho menos los detractores que Franco Zeffirelli ha tenido a lo largo de su carrera.

Esta riqueza espiritual de su profundo universo interior volvió a quedar patente en su JESÚS DE NAZARET, una nueva producción fílmica, rodada específicamente para la pequeña pantalla,  en la que todo el delicado romanticismo ético y estético de Zeffirelli trabaja en pro de resaltar la dimensión humana de la figura de Cristo. Aunque esta producción fue aclamada tanto por los críticos, como al público en general, recibió ataques por parte de los cristianos más ortodoxos, a quienes molestaba mucho esa visión tan humanizada de Jesús, presentado por Zeffirelli prácticamente como un ser normal, humano y corriente. Esa popularidad multiplicada con su JESÚS DE NAZARET, animó a la industria de Hollywood a contar con él para dos interesantes largometrajes, que explotaban mucho esa vena sentimental cultivada por el cineasta florentino en realizaciones anteriores, aunque ahora dirigidas hacia excesos lacrimógenos. Se trató de dos buenas películas, pero totalmente opuestas a todo lo realizado anteriormente, fueron CAMPEÓN y AMOR SIN FIN, está última contando con la presencia siempre estimulante de una correcta, bella y sugerente Brooke Shields. Fueron don grandes éxitos de taquilla y recibieron varios premios.

 Anteriormente y en colaboración con su inseparable maestro y amigo Visconti, Zeffirelli puso en escena, entre 1948 y 1953, varias obras teatrales de algunos de los grandes genios universales del Arte de Talía, como Chéjov, Tennessee Williams y el recién citado William Shakespeare. Particularmente y fué un gran éxito sus montajes de OTELLO, que presentó en el Festival de Stratford On Avon, cuna del dramaturgo ingles. También en 1961 montó un espectacular marco para representar ¿QUIEN TEME A VIRGINIA WOLF?, del autor estadounidense Edward Franklin Albee. Y ya, en los circuitos operísticos internacionales, fue mas que aplaudida su versión de AÍDA, de Giuseppe Verdi. Como puede apreciarse estamos hablando de un autentico artesano de la dirección, tanto en dramas, adaptaciones del clásicos, como la propia opera en sí. El refinamiento, la sensibilidad y el buen gusto de este gran creador de la imagen, nos ha dado momentos inolvidables, sus manos no podían dejar de modelar la música, con la unión de bellas imágenes, vestuario y colorido, canonces que Zeffirelli manejaba como nadie. Mucha parte de todo este desarrollo lo adquirió de su amante y amigo Visconti, aunque sus líneas de expresión sean totalmente distintas. Visconti era un hombre tremendamente meticuloso, al igual que Franco, pero los personajes de luchino poseían algo que todavía Zeffirelli no había podido plasmar como el realismo de su compañero, lo supo y lo adquirió mas tarde, pero en aquellos años se preocupaba mas por la presentación y la puesta en escena, que por el dramatismo de sus actores, salvo contadas excepciones. Se llegó a comentar entre los profesionales que trabajaron con ellos, que ambos discutían mucho, se disputaban el color de una tela, como el que arriesga su vida. Eran almas similares, y era lógico que estos sucesos ocurriesen, pero ambos se admiraban mutuamente.  

Poco a poco, Zeffirelli recuperó su enorme prestigio en los círculos artísticos e intelectuales más rigurosos de todo el mundo merced a su vuelta a los  géneros que mejor había cultivado desde el inicio de su carrera: el teatro y la ópera. Ofreció, pues, magníficas versiones cinematográficas de LA TRAVIATA, y para el cine, obras como HAMLET, interpretada, de forma mas que correcta y sorprendente, por dos actores alejados de la tradición teatral shasperiana, como son los estadounidenses Mel Gibbson y Glenn Close. En ellas volvió a hacer gala de sus rasgos y peculiar estilo, como la minuciosa reconstrucción de trajes, muebles y demás enseres que permiten recrear perfectamente una época concreta de la Historia, o el enfoque espiritual para buscar y resaltar los sentimientos humanos de los personajes, en esto las enseñanzas aprendidas de su amigo Luchino Visconti, hicieron que su HAMLET fuera un concienzudo análisis de la venganza humana, del amor soterrado y las ansias de superación. Con todo esto metido en su retina, sembró de admiración y reconocimiento en el mundo entero, considerándose, la segunda versión mejor representada de HAMLET, después de la obra maestra de Laurence Olivier. Pero antes de sorprendernos con el estreno de su personal versión de HAMLET, Zeffirelli había vuelto a los titulares de las páginas culturales de todo el mundo a raíz de una agria polémica que protagonizó en 1988, tras la presentación en en Festival de Venecia de LA ULTIMA TENTACIÓN DE CRISTO, obra polémica y una recreación brutal de la vida del Nazareno. Rodada por el norteamericano Martín Scorsese a partir de la novela del griego Mikis Theodorakis. Esta película despertó de nuevo el recelo de los cristianos de todo el mundo, entre ellos Franco Zeffirelli, quien, después de haber ofrecido en la década anterior un JESÚS DE NAZARET mas que correcto, se sentía mas que autorizado para enjuiciar esta nueva mirada fría y sangrienta de los aspectos más humanos en la vida de Jesucristo. Zeffirelli criticó con dureza la cinta de Scorsese, y se sumó al coro de quienes denunciaban en el filme del norteamericano, un exceso de carnalidad impropio de la pureza de Cristo; pero, al mismo tiempo, no pudo ocultar su disgusto porque, en el transcurso de aquel mismo festival, había pasado inadvertida su cinta EL JOVEN TOSCANINI, retirada de las pantallas tras una única exhibición. Por aquellos días el el cineasta florentino manifestó sus simpatías ideológicas en la misma línea política del magnate Silvio Berlusconi, lo que acabó por empeorar aún mas su imagen en los ambientes más progresistas del mundo.

IMÁGENES DE ALGUNOS ESPECTÁCULOS OPERÍSTICOS QUE DIRIGIÓ

Franco Zeffirelli es uno de los pocos supervivientes de la famosa dolce vita italiana, que el maestro Fellini inmortalizó para el cine. Debido a eso anduvo involucrado en varios escándalos públicos muy notorios en la sociedad italiana de entonces, tan prolija en talentos mudos, como en lujo, fabricando durante décadas arte y cotilleos en cantidades industriales, así era la dolce vita, y así la vivió Zeffirelli, publicando a sus 83 años una autobiografía en la que ajusta cuentas con sus mas fieles enemigos, entre los que estaba Aristóteles Onassis, y revela sin pudor los entresijos de sus grandes pasiones, donde destaca en un lugar preferente Luchino Visconti, reconstruyendo en un voluminoso libro su propia vida, exagerada, dramática y emotiva, como las óperas que ama. En el mismo libro autobiográfico relata las peripecias bélicas del joven Zeffirelli, resultando increíbles, pero no menos ciertas. Según el libro, se unió a los partisanos y, detenido, estaba a punto de ser ejecutado por un oficial fascista, un tal Corrado, cuando le preguntaron el nombre de su padre. Lo dijo y el oficial, sin dar razones, le perdonó la vida. El padre le explicó después que ese oficial, ahorcado poco después por los partisanos, era uno de sus muchos hermanastros. Después de la guerra conoció por casualidad a un descendiente de Carlomagno cuyos antepasados habían gobernado Milán y cuya familia era aún muy influyente: el conde Luchino Visconti di Modrone. De la mano de Visconti empezó a trabajar en teatro, como actor y luego como escenógrafo. Ambos iniciaron una apasionada y tormentosa relación sentimental y Zeffirelli se fué a vivir al palacio romano de los Visconti, pese a las advertencias de Anna Magnani, íntima amiga y actriz fetiche de Visconti. Anna a dijo a Zeffirelli:

"Adoro a Luchino, pero es una víbora, ten mucho cuidado"

Visconti le presentó a Coco Chanel, le hizo trabajar con Salvador Dalí, le introdujo en el mundo del arte y se preocupó de lanzar su carrera, se llegó a decir que parte de las secuencias de ROMEO Y JULIETA, fueron ideas de Visconti, pero un buen día hubo un robo importante en el palacio de los Visconti, y le hizo detener e interrogar como a todo el resto del servicio. Dicen que aquel altercado deterioró las relaciones de los amantes.


Zeffirelli, que odia la palabra gay, decía que era una manera estúpida de llamar a los homosexuales, como si fuesen payasos inocuos y divertidos. Nunca se sintió atraído por las mujeres, pero idolatró a muchas, como hizo con su madre. Según su autobiografía, conoció a las cuatro mujeres más destacadas del siglo XX, que para él fueron: La madre Teresa de Calcuta, Coco Chanel, Maria Callas y Margaret Thatcher. Su imagen de la diva por excelencia fue forjada por Maria Callas, con la que le unía una enorme amistad y por Anna Magnani, que en el estreno italiano de la obra ¿QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF?, que había rechazado interpretar, irrumpió a gritos en la oficina de Zeffirelli, diciéndole a voces:

!! Hijo de puta, ese papel estaba escrito para mí, tenías que haberme obligado! Tenías que haberme abofeteado, como hacia Rossellini. ¡El sabía cómo tratar a una imbécil como yo !!.


Aristóteles Onassis, tampoco sale muy bien parado del libro, el magnate griego aparece en el libro como un personaje sádico, mezquino y manipulador, el hombre que robó a Maria Callas, es uno de los principales villanos en la autobiografía de Zeffirelli. Cuenta que en 1965, cuando Onassis y Maria vivían su romance, el armador le invitó al yate “Christina”, anclado junto a su isla, Skorpios, y se lo llevó en una lancha para intentar seducirlo:

“Onassis me rodeó los hombros con el brazo y me susurró al oído versos de Dante, el gesto se convirtió en un abrazo, sus labios rozaban mi oreja. Yo sabía que Onassis había tenido experiencias homosexuales en su juventud, y que a los 20 años fue amante de un teniente turco que lo protegió durante el saqueo de Esmirna. Pero aquel penoso incidente me daba asco y no acabó en nada".


Zeffirelli, católico y conservador, no perdona nada a los comunistas, y recuerda con amargura el funeral de su amado Visconti:

“Los comunistas, a los que Luchino había entregado alma y reputación, quisieron quedárselo para ellos incluso muerto, porque aún les era útil. Qué tristeza.”

Tampoco perdona el entorno familiar de Maria Callas, arrojando sospechas sobre la muerte de la diva, cuyo testamento nunca apareció:

“Tras su muerte, el apartamento de María, con todo su contenido, fue acaparado por el clan de los griegos, la Devetzu y la odiada hermana de Maria, Jackie, que voló a París con su marido, un ambiguo abogado griego 25 años más joven que ella. Lo que ocurrió en aquel apartamento sigue siendo un secreto. ¿Quién ordenó incinerar el cuerpo de María con tanta prisa? ¿Había alguien que quería evitar una eventual autopsia? ¿Fue envenenada? ¿Había exagerado la dosis de los medicamentos? Dependía desde hacía tiempo de barbitúricos y anfetaminas, pero ningún médico se los habría recetado a una mujer con problemas cardíacos. ¿Quién se los suministraba? ¿Quién quería desembarazarse de ella?. El secreto de María, su tormento final, fue su voz, María era voz y sin ella dejó de existir, comenzó a morir cuando su voz empezó a decaer. Fue una lenta eutanasia. Nunca creeré la hipótesis del suicidio, tengo mis sospechas. ¿Por qué fue cremada si ella nunca lo pidió? En los últimos tiempos se había rodeado de gente muy extraña, desconocidos, unos griegos muy surrealistas que no permitían que nadie se le acercara, de los griegos mi querida María nunca obtuvo nada bueno, sino todo lo contrario. Onassis era un hombre desagradable, sucio y violento, desbastó su vida y su carrera, él la insultaba en escenas tremendas, primero en griego y luego en inglés, para que todos entendiéramos las vulgaridades que profería. La amenazaba constantemente gritándole: "cierra la boca y conserva esa poca vo que te queda par cantar. Te conviene si quieres sobrevivir". María se iba llorando y cuando yo la intentaba consolar, balbuceaba entre sollozos, diciéndome: "Soy su esclava, no puedo hacer absolutamente nada". Onassis significaba mucho para María, incluso en el descubrimiento del sexo. Ella era en verdad una "Diva" y no estaba ni mucho menos a la altura de las amistades eróticas de Onassis, un hombre siempre deseoso de cualquier tipo de experiencias. María llegó incluso a insinuarse una noche en cubierta, estando los dos solos, pero !!Dios mío!!, olvidaba que en el yate había hermosos muchachos y yo me debía a la belleza de aquellos cuerpos esculpidos en mármol."   

En 2004, un lote de joyas de Maria Callas fue subastado, en nombre de un cliente anónimo, por Sotheby’s. Un diario reveló que el vendedor era un griego llamado Devetzu, heredero de la secretaria. La interesante autobiografía de Franco Zeffirelli, aconsejo leer detenidamente, contiene una amplia enumeración de todos los trabajos, montajes y éxitos de Franco Zeffirelli. El director a pesar de su edad, recuerda que sigue en activo y se despacha con la crítica con las siguiente frase:

“La ignorancia, la incompetencia y, sobre todo, la falta de pasión de algunos críticos es evidente. Para algunos de ellos soy una reliquia del pasado, el representante de un estilo teatral abandonado por las nuevas generaciones. Pero el hecho de que mis películas, mis montajes y mis éxitos sigan sobreviviendo y consideradas como proezas artísticas, les irrita profundamente y esto me halaga”.

La enorme personalidad de Franco le ha posicionado entre las figuras mas representativas de la cinematografía mundial, y en Italia se le tiene como un director de cualidades exquisitas, no exento de polémica, pero admirado a fin de cuentas, que siempre es la meta de todo el que se dedica a las artes escénicas o cinematográficas. Ni su homosexualidad, ni su simpatía hacia la derecha mas radical, ni a todo lo que cuenta en su libro, ha conseguido disminuir la admiración que todos los que amamos el cine sea de un porcentaje muy elevado hacia los directores del neorrealismo italiano, que aunque Zeffirelli, no esté considerado dentro de la cantera, comenzó siéndolo y eso no se lo podemos negar, además tiene obras memorables, auténticos hitos en títulos como JANE EYRE, STORI DI UNA CAPINERA, y esa pequeña obra coral, magnifica se la mire por donde se la mire, que es un retrato mas que fiel de la época de la segunda guerra mundial, que es TÉ CON MUSSOLINI, rodada en 1999 y con un reparto de autentico infarto. Logro reunir las mejores actrices de la escena inglesa, lo mas florido del arte de la interpretación, fotografío una Italia en guerra con tal realismo que, a veces consigue que entremos en esas calles destruidas, estemos entre esas pragmáticas y surrealistas mujeres y saboreemos el té como si fuéramos los invitados de piedra. TE CON MUSSOLINI, supuso un reconocimiento de su vuelta al cine, después de varios montajes operísticos, y sacó lo máximo, si eso es posible, de actrices tan valiosas como son Maggie Smith, Lily Tomlin y la mismísima Cher, en un papel de enormes registros dramáticos, donde la actriz-cantante, sorprende, cautiva y embelesa. Son el grupo de inglesas mas sofisticadas que yo he podido contemplar, y si a esto le añadimos la estética con que Zeffirelli las presenta, y el ambiente logrado que el director crea, nos encontramos con esa obra maestra, que a veces se deja en un pequeño lugar, tras los grandes clásicos, cuando todos sabemos que tiene una preferencia sobre muchos títulos considerados míticos. TE CON MUSSOLINI, es esa pieza que recomiendo ver con tranquilidad, en la paz del hogar, en penumbra, pero no dejando escapar ni una de sus imágenes, y por supuesto, ni uno de los gestos de tan altas actrices, bailando sobre un guión único. Es una historia, extraída por Franco Zeffirelli de su propia autobiografía, que nos integra en una de las tantas anécdotas de la vida que nacen de las situaciones límites: la orfandad, el amor incondicional, el agradecimiento, el valor. No son temas nuevos, pero relatados de la manera que hace Zeffirelli nos ofrece la obra dentro de una historia excelentemente contada, lo cual no es poco a la luz de los productos cinematográficos actuales. Vuelvo a repetirlo, recomiendo su visión con total seguridad de que todos tomaremos té un día cualquiera, en cualquier ciudad del mundo.
 

ALGUNAS DE LAS ACTRICES QUE INTERPRETARON "TE CON MUSSOLINI"


En la actualidad Zeffirelli no tiene ningún cargo en el Vaticano, pero se le considera el consejero del Papa en relación al mundo de la imagen:

" El Santo Padre me honra con su estima y sabe que hoy la comunicación cinematográfica de la Iglesia es una ruina. Ratzinger ha restituido el orden en la doctrina y en la liturgia; no tolerará la anarquía deplorable en la representación de lo sagrado. Es un Papa que no sonríe mucho, pero es un intelectual. Tiene una rígida estructura bávara. "


El director italiano tiene contactos continuos con los más estrechos colaboradores del Papa, como el cardenal vicario Camillo Ruini y el obispo auxiliar de Roma Rino Fisichella, grandes y fieles amigos suyos, con los que colabora en la creación de un directorio vaticano para la defensa de la fe en el cine, la imagen en lo sagrado. La Santa Sede pretende ocuparse con mucha más atención de todos estos temas y la persona de Zeffirelli es a titulo de la Santa Sede la persona mas indicada.


" Estoy a disposición del Papa. Debo tener total autoridad, cosa que el Santo Padre no me niega, para fulminar las continuas blasfemias que se hacen con la intención de hacer popular el mensaje cristiano. En el Vaticano lo oigo repetidamente: las actuales películas sobre santos son un horror que la Santa Sede no sabe cómo parar. Si oficialmente me asignan una tarea de supervisión, me dedico a tiempo completo. Conozco personalmente a Ratzinger; es muy consciente de la importancia de la plasmación de lo sagrado. "


Zeffirelli es también el profesional de la imagen que mas ha colaborado con El Vaticano como responsable de transmisiones televisivas. Desde las beatificaciones del jesuita Kolbe y la madre Teresa de Calcuta hasta la Missa Solemnis celebrada para conmemorar el bicentenario del nacimiento de Beethoven, y la apertura de la Puerta Santa.

Como se puede apreciar claramente la figura de este director no abarca solo los confines del cine, ni las limitaciones de unos estudios cerrados a cal y canto, prohibidos a la prensa por la siempre encendida luz roja. Zeffirelli abarca mucho mas que una dirección cinematográfica, Zeffirelli es toda una institución en todo el mundo y sobre todo en Italia, donde está considerado entre las cinco personas mas influyentes del país, y el único italiano que ha recibido la distinción de Caballero del Imperio Británico, concedida por La Reina Isabel II de Inglaterra. El abanico de este italiano ilustre se cubre de oro, luz y música cuando dirige, prepara y orquesta una simple opera, en cualquier lugar del mundo, dentro del marco que siempre elige y que según las personas que trabajan con él, no podía representarse en otra parte del mundo, nada mas que la marcada por Zeffirelli. Su nombre dignifica el cine de siempre, el de los años sesenta, setenta, ochenta y el actual, basta con recordar el pequeño homenaje que hace a su íntima amiga María Callas, en esa formidable película CALLAS FOREVER, donde está cuidado hasta el mas mínimo detalle, y en donde nos muestra la María que él conoció, el ser humano que vivió las vejaciones mas impensables de uno de los magnates mas ricos del mundo, y que Franco consigue paliar de la mejor forma en las secuencias en donde se nombre a Aristóteles Onnasis. Si CALLAS FOREVER es un claro ejemplo de lo que un hombre de mas de ochenta años puede hacer por el cine, no me queda mas remedio que inclinarme ante él y rendirle homenaje de total admiración. Creo que con este articulo aporto mucho sobre su personalidad, aunque hay episodios de su vida privada que no puedan gustar, pero siempre escribo la verdad de mis personajes elegidos, de mis actores y directores. Con ello intentó plasmar un perfil lo mas cercano posible a la realidad, aunque eso a veces resulte imposible.

La admiración que Franco sentía y siente por los actores, las actrices, los tenores, y las sopranos que han trabajado con él, es de todos sabido. Su capacidad de admiración hacia ellos no tiene cabida en unas líneas cualquiera, la admiración y el respeto de Zeffirelli se puede comprender en esta frase de Placido Domingo:

" Zeffirelli es un ser tocado por la magia de los dioses, sus manos son instrumentos con sonido de arias, y su corazón no es te este mundo, pertenece a otra dimensión desconocida por los humanos. Yo le admiro, le quiero y me inclino ante su sabiduría. Nunca podré olvidar el Otello que dirigió, había momentos en que Venecia estaba bajo mis pies, mi piel era realmente negra y aunque lo interpreté otras muchas veces, solo recuerdo aquel 1986 y un hombre cegado por los celos, donde mi voz dió lo máximo de mi. Solo Franco Zeffirelli fué el artífice."

Quiero dejar plasmado uno momentos vividos en la vida de Zeffirelli en relación con María Callas, lo veo necesario y al mismo tiempo me sirve para poder apreciar aún mas el lazo de unión que existió entre estos dos nombres míticos del arte.

SU AMIGA MARÍA FUÉ, SEGÚN SUS PROPIAS PALABRAS: !!SU INSPIRACIÓN!!

Cuando el director trabajaba con María para su opera TOSCA, marca como un antes y un después en su forma de dirigir a la cantante, porque aunque Franco reconocía que ella había trabajado con otros directores, entre ellos Luchino Visconti, María tenia su propia forma de acercarse a la escena, al publico:

" La Callas trabajaba a partir de dos o tres verdades, que sostenía todo el tiempo; no era nada complicada ni intelectual. Cuando preparábamos Tosca, yo le di la imagen de Lina Cavaliere, aquella cantante de fines del siglo anterior, en la que Puccini basó su ópera. La Cavaliere que tenía a sus pies a todos los soberanos europeos, había sido toda su vida una hija del pueblo, su padre fué un artesano romano, en el punto culminante de su gloria, ella se despidió de sus trajes suntuosos para caminar por las calles de Roma. María, en un principio se resistía a esta concepción del personaje, pero finalmente lo aceptó por completo; permitió los argumentos que me ayudaron a convencerla, la imagen de una Tosca joven, la comparé a Audrey Hepburn....... Esto último fue lo que finalmente hizo que ella interpretara su personaje como una cantante no tradicional, una reina del teatro ridícula con sus vestidos elegantes y aquel eterno sombrero de plumas. "

Esa era la forma de plantearle a la gran diva un personaje, no solo la potente voz, el entorno y el alma de la mujer que vive en ella, aquello era pieza fundamental. Zeffirelli seguidamente trae a la memoria también las míticas representaciones de María Callas en la Scala en las que Karajan dirigió todo el espectáculo, musical y escénicamente


" Karajan no intentó dirigirla. Se limitó a disponer todo en torno a ella. María representó la escena de la locura con un foco como una bailarina sobre fondo negro, y nada más. Karajan deseaba que todo en ella fuera música, música total. Era lo mejor que se podía hacer con ella. Creo que fue el único que supo comprenderlo. Estaba formidable con su media sonrisa, sus ojos y su boca. Era música viva, la ilustración perfecta de la música. Ningún director se lo había enseñado, era un don innato, la forma de crear el gesto exacto, el momento para hacer el movimiento preciso. Nunca podré olvidarla. "

No todo en la vida de este genio de la imagen, se reduce a sus montajes operísticos, a sus amistades entre a nobleza europea, a las grandes personalidades que conoció, amo e intimó, sino a su prolifera carrera como director de cine, que es lo que a mi me interesa, inquieta y de lo que procuro documentarme lo máximo posible. Solo he querido que el perfil de Zeffirelli haya sido el mas amplio posible, porque el abanico que abarca este gran artesano de las artes, es tan enorme, que no se puede uno poner a escribir sobre él, y obviar genialidades vividas, momentos gloriosos, y marcar fielmente la personalidad de gente como: Onnasis, María Callas, Saldador Dali, Luchino Visconti, Coco Chanel, etc.etc. porque todos de alguna manera, junto con los jóvenes que compartieron su vida como Renato Lombardo, hacen que la figura de Franco Zeffirelli resulte mas atractiva al lector, a la vez que ampliamos conocimientos de una figura tan importante como él. Ante todo y por todo me ha movido su calidad como director de cine, para mi siempre será ese director admirado, encumbrado y al margen de sus ideas políticas, que naturalmente no comparto, Zeffirelli es un autentico monstruo del Séptimo Arte y como tal pasará a la historia.

Cuando adaptó la obra de Shakerpeare "La fierecilla domada", pensó enseguida en el matrimonio Burton, el talento del Richard era de sobra conocido como actor que había llevado los clásicos por varios escenarios, antes de ser figura del cine. y Elizabeth era una mujer de enorme belleza, de gran popularidad, y al lado de Burton podía resultar un estallido muy interesante, no solo por los textos de Shakespeare, sino por llevar al cine una obra que él consideraba imprescindible para conocer qué pensaba el autor inglés sobre las mujeres, perfectamente retratado en este mosaico barroco, que el director recreó de forma espectacular, no escatimando en diseño de vestuario, en figurantes y en unos secundarios de primer orden. THE TAMING OF THE SHREW tiene motivos mas que sobrados para que el espectador sienta la tentación de no mirar hacia otro lado a la hora de contemplar esta adaptación, sin ser acusado de perder el tiempo en causas frívolas, viniendo de una pareja como Liz y Burton. Para los que puedan estar en este grupo, he de decirle que lo siento por ellos, pues THE TAMING OF THE SHREW,  es no solo una espléndida adaptación shakesperiana, sino un placer para los sentidos, una divertidísima comedia y una fábula moral que sabe trasladar la sutileza y la aparente grosería que destila el original que le sirve de base, ofreciendo un resultado en el que su esteticismo está trabajado con verdaderos tintes del arte mas noble. Es más, la considero en cierto modo muy superior a la apreciable y generalmente valorada ROMEO Y JULIETA, que abusaba en ciertos momentos de efectismos técnicos, no muy propios del aliento trágico del film. Con un ritmo tremendamente ágil y respetuosa con el origen que sirve los textos y al mismo tiempo se integra en un periodo en el que la comedia estaba en pleno apogeo, LA MUJER INDOMABLE o THE TAMING OF THE SHREW, como queráis llamarla, es un claro ejemplo de un total y gran espectáculo servido con inteligencia, buen gusto, sentido del humor, un notabilísimo papiro cultural, un espléndido equipo profesional, donde destacan Elizabeth y Burton, en uno de los trabajos, muy en consonancia con lo que vivirían años mas tarde con esa obra oscura y rabiosamente actual que fué QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF, pero en este film y bajo la batuta de este gran esteta de la imagen y la dirección, es un mosaico de variadísimos colores, dentro de un barroquismo digno del mas perfecto de los cineastas, que dejó un sello irrepetible a una obra que ni soñando, el autor inglés imaginaría ver en imágenes como un regalo al mundo del cine. Exquisita adaptación, gran film que considero de imprescindible su visión para el que tenga al Séptimo Arte como vehiculo de cultura y proyección visual.

TODO UN ESPECTÁCULO BARROCO AL SERVICIO DE DOS MONSTRUOS DEL CINE

Sobre la película Richard Burton dijo:

"Ni Liz ni yo sabíamos que saldría de la obra de Zeffirelli. Quizá estábamos un tanto asustados ante tan gran respecto sobre los textos de Shekespeare, pero debo confesar que el primer día decidimos desayunar Ginebra con limón, y fué un acierto, porque todo salió muy fácil. He de confesar que con Franco no hubiera hecho falta, pero no le conocíamos lo suficiente. Fueron unos días francamente maravillosos, a pesar de las muchas dificultades planteadas. Además, nunca ví a Liz tan hermosa."

Últimamente y mas concretamente en San Francisco, el director concedió una entrevista muy personal, tal vez a su edad ya esté de vuelta en muchas cosas, tal vez su enorme categoría esté por encima del bien y del mal, pero estoy convencido de que cuando habló así de su vida, demuestra que es un hombre también y a pesar de tu posición en el mundo, de su maestría como director, también puede sentirse humano.....Así lo he comprendido yo.

Durante la entrevista al periódico, Franco Zeffirelli ha añadido muchos detalles sobre su vida sexual, que no contaba en su autobiografía, como por ejemplo, que su primera experiencia con un hombre fué con un campesino, durante la Segunda Guerra Mundial, se encontraba atrincherado con los partisanos en unas montañas de Florencia:

"Era un hombre rudo llamado Vieri, y estaba escondido con él en aquellos bosques. Dormimos en una noche de mucho frío, envueltos en una manta, dentro de una cueva. Fué una experiencia bonita, porque éramos muy jóvenes. No pegamos el uno al otro, mientras el peligro nos rodeaba por todas partes. Alrededor estaban los alemanes, que nos habrían colgado si nos hubieran descubierto. Tuve mi primer amor, sin saberlo a la edad de 15 años, se llamaba Carmelo Bordon, era mi compañero de clase en el Liceo Artístico, estábamos enamorados sin saberlo, o no queríamos admitirlo. Los dos nos encontramos muchos años después, me recomendó a su hijo, que luego se convirtió en un escenográfo muy famoso. Carmelo me dijo: "espero que contigo él tenga mas suerte que yo, visto que entre nosotros nunca ocurrió nada". Yo tuve una adolescencia bastante escasa de sexo."



He de decir como final a mi homenaje a Zeffirelli, que actualmente y a pesar de su avanzada edad, conserva esa presencia que le caracterizó durante años, y que fué reconocido como uno de los hombres mas elegantes de Italia, y ¿que podría añadir sobre su profesionalidad?, no creo que existan adjetivos que puedan sustituir a lo ya anteriormente dicho. Franco Zeffirelli es una de esas glorias, que junto con Federico Fellini, Ettore Scola, Luchino Visconti y el inolvidable Vittorio DeSica, ha dado Italia para satisfacción y admiración del mundo y engrandecer mas todavía la labor cinematográfica de este grupo de directores italianos. Zeffirelli digamos que es el mas esteta de todos, el mas refinado y grande artesano de la perfección en la imagen, un gigante contando momentos históricos, y un enamorado fiel de esas diferente modalidades de canto, como son el recitativo, el arioso y el aria, a la que todos conocemos tradicionalmente como: !! ópera !!. Nadie podrá hacer sombra al nombre que abarca toda una vida dedicada al arte, porque su luz es demasiado potente.

Actualmente está corrigiendo los detalles del guión, escrito junto con Martín Sherman, de un espectáculo sobre una escandalosa relación homosexual en un campo de concentración. En la versión definitiva de dicho guión, la vida privada de María Callas, tan novelada, tan complicada y tan poco clara no estará en primer plano. Onassis y Jacqueline aparecerán solo como sombras huidizas. La clave narrativa será otra. En febrero se comenzará a filmar, los lugares serán París, Luxemburgo, España y Grecia. Se cuenta con un presupuesto de mas de 15 millones de dólares, y es una producción de Medusa y Raicinema.

Con respecto a este último trabajo, ha dicho:

" Es una especie de tentación de Fausto, el intenso extremo de los amigos de María, entre los que estoy yo, para convencerla de volver a cantar. Yo, intenté organizar una vuelta espectacular de Maria Callas en el Covent Garden. Ella debía interpretar: "La viuda alegre" y "La coronación de Poppea". Pero la obra de Lehar la desconcertaba y Monteverdi la atemorizaba y al final no pudimos hacer nada.. María era una de las personas más frágiles que yo haya conocido, necesitaba constantemente ser tranquilizada".

Zeffirelli explica por qué prefirió a Teresa Stratas antes de la actriz Angélica Houston para el papel principal:

"Si bien la voz será siempre la de María Callas, esa voz deslumbrante de los años de oro, era necesario que el papel lo interpretase una cantante de verdad, capaz de percibir los miedos, las angustias del oficio más terrible y extraordinario del mundo, capaz de dominar a cada instante sus cuerdas vocales y de transformar un gallo, como lo hacía genialmente María, en un grito lacerante".

 

 

Si existe un hombre que pueda engrandecer el cine, el teatro o la opera, este es sin duda Franco Zeffirelli, un director que en su brillante andadura ha dejado muestras visibles de la importancia de la imagen, de trozos de historia, de pasajes inmortales de los grandes clásicos de la literatura..... Todo eso lo ha ido dejando por el camino como faros que iluminan al caminante, acariciando con su música, sus letras, composiciones y belleza, mientras él sigue infatigable su camino hacia la perfección mas absoluta, si es que tal perfección existe.


 
 





 

 
Estadisticas y contadores web gratis
Contadores Gratis 保育士スクール

NÚMERO DE VISITANTES
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

 

 

                                              ENVÍAME TU OPINIÓN

Nombre:
Direccion E-mail:
Como llegaste a mi pagina?
Tus comentarios: