E L  G O L P E

 

 

 

 

 

 

 

Una de las mayores utopías del mundo es suprimir el crimen, la extorsión, las drogas, y la mafia y conseguir que el viento se lo lleve, sino de forma total, al menos dejarles desnudos ante ese espejo donde las miserias danzan ante los ojos, como emulando la obra de Wilde, "El retrato de Dorian Gray". Con un Paul Newman en su mejor momento, físico e interpretativo, y Robert Redford al estilo del atracador de buenas intenciones consiguen uno de los finales mas impactantes que yo he visto a lo largo de mi larga carrera como historiador cinematográfico. Impresionante la secuencia, todo un retrato al mas fino estilo Hollywood, que convierten a esta obra maestra de todos los tiempos, en un fresco al estilo Dalí, donde los sueños, por muy imposibles que parezcan se hacen realidad. Pieza de culto y un paseo por los registros de dos actores que han paseado su atractivo a lo largo de su carrera, obsequiándonos en su madurez con un estilo no al alcance de los habitantes del cine.

 

 

Algunos críticos dijeron el día de su estreno que la fuerza o el valor de este guión reside en su final. Yo no comparto tal comentario, ni mucho menos. Su fuerza radica en cada uno de los golpes que nos va ofreciendo, otorgando interés a cada uno de los acontecimientos que se suceden, y creando una línea para que el espectador pueda seguir ese hábil y rebuscado juego con el cual pasamos gratos tiempos de entretenimiento de primera clase, con una inteligentísima historia sobre timadores y timados, con el fondo de la ley seca de EEUU, pero dotándole de ese aura que conservan las obras maestras del cine y EL GOLPE lo es y con mayúsculas. También me enamora la versatilidad que ofrecen los dos protagonistas a sus personajes, osados en el momento de mover ficha como pocos. Otorgando a la trama un ritmo endiablado y excelentes momentos para que uno siga cada uno de sus pasos sin perderles, aunque en más de una ocasión uno se vea perdido ante tanto placer, gozo, soltura y disfrute como el que trasmite un film tan eficiente y exquisito como es EL GOLPE.

 

Además, George Roy Hill, el director, que en 1969 dirigió con anterioridad a EL GOLPE, a los dos actores en DOS HOMBRES Y UN DESTINO, juega aquí sus bazas con maestría. Ofrece el porte de Robert Redford y lo contrarresta con el descaro de Newman, proporciona secuencias rodadas con una habilidad increíble, ya sea por su desarrollo o por su atractivo en el instante de llevarlas a la pantalla, otorga una banda sonora maravillosa que ya es historia y que acompaña las imágenes con placer, logrando un montaje muy eficiente para que cada pieza encaje. Pasados unos años quiso reunirlos en una historia de una pareja de homosexuales, pero la extrema virilidad de los actores, y una sociedad puritana, hizo que ambos rechazaran la idea, film que por otra parte interpretaron los actores Richard Burton y Rex Harrison, para gloria del arte interpretativo. Viendo ahora esta joya que es EL GOLPE, se puede decir y afirmar con rotundidad que no ha perdido ni un ápice de su encanto, de su grandiosa destreza por confabular tan brillante trama y de todas aquellas características que en su día la hicieron una obra maestra y que, hoy por hoy, no ha restado absolutamente ningún aspecto, porque la realización de Roy Hill es tan portentosa como pocas. A mas de un director le gustaría no sólo tener un guión como el de "El golpe", sino saber traducirlo en pantalla con brutal maestría.

 

EL GOLPE es el octavo largometraje de George Roy Hill. Escrito por David S. Ward, e inspirado en hechos reales tomados de la obra "The Big Con: The Story Of The Confidence Man", de David W. Maurer. Se rueda en exteriores de Pasadena, Santa Monica y Chicago y en los Universal Studios. Tuvo un presupuesto de 5,5 Millones de dólares. La acción, que comienza en Joliet (Illinois) y continúa en Chicago, se extiende a lo largo de unos meses a partir de septiembre de 1936. Johnny Hooker (Robert Redford) y Luther Coleman (Robert Earl Jones), dos timadores que actúan en pareja, engañan a un pistolero del gángster Doyle Lonnegan (Robert Shaw). A la muerte de Luther, Johnny busca ayuda en Henry Gandorff (Paúl Newman), conocido estafador semi-retirado. Poseen personalidades muy diferentes, Johnny, es impulsivo, hábil y manirroto. Henry, es inteligente y de nervios templados. El film es una comedia dramática, que incorpora elementos de intriga, crimen, gángsters, aventura, humor y enredo. Newman y Redford habían trabajado con Hill en "Dos hombres y un destino", film del que "El golpe" puede parecer una continuación, detalle que yo difiero, pero reconozco que reitera la construcción de una mitología de la rebeldía, que integra la lucha por la supervivencia, la amistad, la lealtad, el espíritu de aventura, la búsqueda del arraigo social, el desprecio de los grandes criminales, la ayuda a los débiles, etc. Los protagonistas no son héroes, sino perdedores, supervivientes de la Depresión, marginados del mundo del trabajo. Se explica la importancia que tuvo la difusión de la radio en la década de los 30 y se hace referencia al valor de su inmediatez y credibilidad. Se aborda el tema de la venganza, que cumple funciones dinamizadoras de la acción y de la que se dice que no es ni interesante ni satisfactoria. El guión reúne excelentes condiciones de complejidad, riqueza de matices, eficiente construcción de personajes, giros y sorpresas. Está impregnado de un grato sentido del humor. La ambientación se beneficia de unos buenos decorados que reproducen rincones y perspectivas del Chicago de los años 30. El vestuario de Edith Head es excelente. La música de Scott Joplin, que residió en Chicago, retrotrae a la primera década del XX y es sencillamente un punto fundamental del film. Para mi hay escenas que sobresalen, como son la partida de póquer en el tren, el timo del correo de Lonnegan y por supuesto esas dos esplendidas salas de apuestas. La música como he dicho es abundante, dirigida por Marvin Hamlisch, adaptando temas de Scott Joplin, y añade otras composiciones originales. La fotografía, de Robert Surtees, se recrea y es reina absoluta en ambientes oscuros, cerrados y nocturnos, extrayendo unas imágenes de gran belleza, acompañada siempre por dos de los actores mas atractivos y de una fotogenia que en ocasiones hace temblar.

 

Hoy en día, das una patada y salen 1000 películas. La mayoría mediocres o malísimas. Tanto que preferirías comer con las noticias que con una de ellas. Y te decantas por un director cuyo estilo te dice algo o por un actor cuyos gestos te atraen, cuya mirada te resulta verosímil o cuya interpretación se adapta al guión y no al actor. Una vez encontrados te conoces toda su filmografía y te alegras de que haya actores o directores semejantes que te permitan pasar unas horas agradables viendo lo que tu consideras arte. Lo curioso de esta obra es que Robert Redford no es mi actor predilecto, a Paúl Newman le he visto casi siempre en lo que he considerado un papel único y de George Roy Hill poco mas o menos. Estas circunstancias personales me hacen atribuirle a esta obra maestra todavía más mérito: el director lo borda, los actores no podrían haberlo hecho mejor y el ambiente conseguido es fabuloso. Después de verla te quedas como nuevo, disfrutando hasta el último segundo de una música espectacular, y recordando que Hollywood, desde mi punto de vista y al contrario de lo que algunos piensan, tuvo grandes guionistas que relataban las historias de forma única. Recomendación:

Ver esta obra, pero relajado sin tener que salir corriendo, si la podéis ver en V.O. todavía mejor. ¡Aviso!... Aquí se han reunido de nuevo dos de los mejores actores de todos los tiempos y encima el argumento es delirante. Un film que te subyuga desde un inicio con una sucesión de secundarios que no desmerecen en nada el trabajo de Redford y de Newman. Es de esas películas de las que todos hemos oído hablar y que han hecho grande el cine. Esto es una maravilla que nunca dejará de serlo. Una astuta trama urdida por un joven alocado de enorme atractivo físico y con ganas de venganza, que asociado a un retirado estafador perseguido por la ley, pretenden sacarle miles de dólares a un gángster con malas pulgas y con la costumbre de matar a todo el que le roba un centavo, interpretado por un extraordinario Robert Shaw. Siete Oscars se llevó, incluyendo Mejor película, de la que se harían muchas secuelas mediocres años después. Aunque me imagino como será a tenor de la certera frase: "Segundas partes nunca fueron buenas". EL GOLPE es una trama muy bien elaborada en la que se ve que los guionistas trabajaron duro para escribir un guión tan complejo. Vuelvo a mencionar la actuación de Robert Shaw que, aprovechando una enfermedad pasajera, introdujo muy acertadamente una cojera en el personaje de Doyle Lonnegan. No llegó a igualar la memorable actuación que realizó en "Tiburón", pero por momentos logra eclipsar a Newman y Redford. ¡Un actor de categoría. Hay a veces que secundarios brillan con luz intensa y este es uno de ellos. Este film no es extraordinario por muchos conceptos, sino que consigue que te  enamores mas del séptimo arte. Recuerdo cuando la ví... no eran días precisamente buenos para mí, pero salí de la sala trasformado y tarareando esa sencilla y pegadiza canción del film.. La banda sonora comienza a dejarse fluir con uno de los compases más famosos del cine, mientras admiramos dibujos con reminiscencias de los años 30 y destacan a los protagonistas, Robert Redford y Paul Newman, una pareja de actores como pocos a lo largo de más de un siglo de Hollywood... así se abre el telón de una de las mayores historias jamás contada, con magnifico guión, lleno de curvas que despistan una y otra vez al espectador, que lo estafan al hacerle creer lo contrario de lo que verdaderamente ocurrirá, juegan con nosotros, es el resultado de una de las narraciones más retorcidamente brillantes que se hayan puesto jamás en un proyector, un juego delicioso en el que el primer engañado está al otro lado de la pantalla, la película EL GOLPE’ por algo ha llegado a ser un clásico imperecedero que todavía arrastra a las nuevas generaciones, en pleno siglo XXI. El cine en origen era entretenimiento y el film es absolutamente absorbente y te envuelve en una madeja, estructurada de manera genial, con giros argumentales que te dejan estupefacto, con un ritmo que no deja espacio al aburrimiento, con sorpresa, drama, acción y comicidad. Hay quién dijo que es el mejor guión de la historia del cine, y no seré yo quien lo desmienta, ya que después de verla varias veces, sigue siendo un complejo de tramas y subtramas serpenteantes, donde por mas que he buscado, no he logrado descubrir un solo fallo. !!Es el guión perfecto.!!

 

Gran obra para coleccionar, para admirar en esos días bajos que todos tenemos, deliciosa comedia, original, trepidante, y con más adjetivos que le puedo adjudicar a la película de George Roy Hill, interpretada por dos hombre atractivos donde los haya y consistentes actores como son Paúl Newman y Robert Redford. La primera aparición de Paúl Newman, no tiene desperdicio: roncando en el suelo en un rincón al lado de la cama, con la nariz aplastada en la pared y con una borrachera de espanto. No es la mejor forma de aparecer ante el público, pues parece que va a ser el salvador de Redford y el hombre que acabe con el asesino de su amigo Luther. Hasta que se da la ducha y se pone el smoking. Radical cambio que da esperanzas al espectador y le hace ver que es un auténtico genio del engaño, hecho de forma sutil, con inteligencia y sin un solo disparo, y con un traje que le sienta como un guante, por algo Paúl ha sido uno de los actores que aún con mas de 50 años, poseía el encanto de los propios dioses, sin olvidar a un Robert Redford en su mejor momento. Es un puzzle en varios bloques de forma original, presentados con carteles, parodiando y homenajeando al cine mudo, el film trata el complot contra una serie de personajes, a los cuales les mueven los más diversos deseos de venganza hacia Robert Shaw, destruyéndolo, a la vez de timarle de forma mas que ingeniosa  y para el espectador, la más graciosa. Aún siendo una comedia, se producen asesinatos y situaciones violentas. Está llena de giros sorprendentes, que dejan al espectador cada vez más sorprendido y estupefacto, ahí la grandeza de The Sting. Todo este conjunto te hace ver como el trabajo en equipo bien hecho, te puede llevar al éxito más absoluto. La escena de la partida en el tren, donde Paúl Newman hace una de sus mejores apariciones, los participantes: hombres de negocios adinerados, hablan de sus asuntos, de cómo gastar dinero en partidas de póker, mientras en sucesivas escenas encadenándose con las anteriormente descritas, los colaboradores de Paúl Newman, reclutan a gente mundana de toda ralea y clase, contentándose con ganar unos dólares. Hay un poco de crítica social también ahí. La camaradería y la lealtad entre personas, hacen triunfar sobre el mal, aún siendo formado por personas poderosas y de mucha influencia social. Cabe resaltar que Lonnegan, posee bancos y otra serie de negocios, que le hacen ser una figura muy importante en la sociedad. Es un ganador y además un asesino, y que no dudará en acabar con quien se cruce en su camino. Con EL GOLPE, la moda años 30 invadió el cine, produciéndose varios Films influidos por todo esto. El vestuario es magnífico, haciéndonos creer verdaderamente que estamos viviendo esa época, con los decorados interiores y exteriores incluidos. El traje morado a rayas gruesas blancas que lleva Robert Redford al principio, tras dar el primer golpe de la película es impagable y además le queda como un guante. Redford y Newman están en plenitud y se les ve en la cara además, disfrutan de sus respectivos papeles lo que hace engrandecerlo todo aún mas. La melodía de Marvin Hamslich, es súper conocida y emblemática, yo siempre la socio rápidamente a cualquier partida de póker o algún tipo de juego de azar. Eso es hacer historia. En definitiva, nos encontramos ante una de las comedias más originales y eternas que se rodaron jamás, lastima que Paúl y Redford no aceptasen incorporar a una pareja gay en el Londres de principios de siglo, hubiera sido un deleite visual y de paso destrozar a una sociedad tan hipócrita.


 


Es cierto que no estoy añadiendo nada nuevo, pero obviar este film en mi Website sería imperdonable, podré dormir tranquilo y sin lugar a dudas, la recomiendo encarecidamente, porque es Una Obra Maestra. Hay cosas en la vida que nos gusten o no hay que hacerlas de forma obligada, ir al colegio, la primera comunión, renovar en carnet de identidad....pues El Golpe se debería convertir en una película de obligada visión para todo el que ame el cine de " CALIDAD ". Porque estamos ante una obra maestra del séptimo arte. Cuando ví  los 7 Oscars que le otorgaron llegué a la conclusión de que se trataba de premios muy merecidos.

 

Mejor película,

Mejor director

Mejor guión original

Mejor dirección artística

Mejor vestuario

Mejor montaje

Mejor banda sonora

 

 


La primera escena nos introduce de lleno en la forma de vida de los personajes, timadores profesionales de gran destreza, que dominan con total facilidad todo lo referente al engaño para obtener dinero. Disfraces, actuaciones, falsa sangre, todo es válido en este mundo si el objetivo final se llama...dólar. Así vamos conociendo uno a uno los personajes más importantes del film y su papel dentro de él. Un desarrollo más personalizado en las figuras de Robert Redford, Paúl Newman y Robert Shaw el cual interpreta a un villano de los que imponían respeto. El vestuario y la puesta en escena es sencillamente impresionante, los decorados nos hacen creer durante toda la cinta que no es el año 1973, sino que estamos en 1929-1930 la época de la gran depresión, como visten sus trajes elegantes, zapatos de claqué y sombreros. La separación de los diferentes actos a través de carteles y así la trama se va desarrollando progresivamente y a su debida velocidad, sin caer en ningún momento en el aburrimiento. Nada se hace al azar, todo está meticulosamente estudiado y programado. Dos mentes privilegiadas llevando a cabo un plan temerario y arriesgado, estafar a un capo de la mafia. Magnífico el gran elenco de secundarios, como un papel importante dentro del film, porque es un film con actores B que tienen vital trascendencia dentro de la trama. El final es apoteósico, impresionante, en ningún momento se te llega a pasar por la mente aún conociendo a sus personajes, que llevarán a cabo su plan. Sinceramente, hace años que la disfruté, pero sigo deleitándome con la película, porque tiene una aureola que te hace amar mucho mas el cine, creer en la importancia del protagonismo y la seguiré viendo muchísimas veces, siempre descubres algo nuevo, por eso EL GOLPE no tiene edad. Según la mayoría de listas que elaboran los expertos, directores, guionistas y críticos, es una de las mejores películas de la historia... y aquí si que sobra el... ¿Por qué?.

George Roy Hill está al mando y esto sirve como carta de presentación, pudiéndose haber diluido si su trabajo no fuese, sencillamente, magistral. El director utiliza el recurso "libro" para contar su historia, rozando el método de los comics, y funciona. El golpe tiene un desarrollo tan vivo, tan dinámico y tan lleno de detalles que abruma al espectador y sorprende a cada instante, con un estilo visual muy original. Además, cuenta con uno de los mejores guiones escrito en 50 años. Dicho guión ofrece al espectador la posibilidad de entender el puzzle a medida que se desarrolla, y se permite el lujo de guardarse varios ases en la manga para sorprender cuando ya creemos saberlo todo. Lo más positivo de eso, lo hace regalando al espectador directamente a nuestros. Gran dirección, fantástica factura cinematográfica. resumiendo: "Un deleite visual para los ojos y los sentidos". Robert Redford y Paúl Newman, habían trabajado juntos, también con George Roy Hill en DOS HOMBRES Y UN DESTINO y aquí el trío vuelve a encontrarse para dejar otra película inolvidable. Redford está magnifico, en un papel que se mueve entre la tragedia, la comedia, acercándose al romance, aportando cientos de detalles que hacen de su personaje un pilar fundamental de la película. Paúl Newman, ¿que se puede decir de gran Newman?... grande donde los haya, se marca un trabajo excelente, incluso actuando dentro de la propia actuación, y siendo tan buen actor cuando está en el papel de la película, como cuando está interpretando su personaje en ciertos momentos. Resumiendo: EL GOLPE es una película sensacional. Una obra maestra, sin ninguna duda, que no deja cabos sueltos. Véanla, por favor... se acordarán de este articulo.

Hay ocasiones en las que el cine consigue que nos sintamos más identificados o tengamos mayor aprecio por los truhanes que por aquellos que se dedican, aparentemente, a hacer el bien. Un caso claro sería la película que nos ocupa, en la que cual los protagonistas son unos liantes con arte y mucho carisma. El golpe no es ni un duro drama ni uno de esos manidos thrillers cuyo protagonista, arma en ristre, impone su propia ley. Para nada, esta película es más ligera, divertida e interesante que todo eso. Y gran parte del encanto de la misma reside en el guión, la perfección la camaradería de los personajes, en su pareja protagonista, siempre excelentes. de química es innegable y con secuencias que son una maravilla. El film nos atrapa, se introduce dentro de nuestro cerebro y cuerpo, ocasionando el mas prodigioso de los adagios, para sucumbir en el orgasmo que es lo que el cine siempre será: entretenimiento, calidad y arte, todo fundido.

 

 

Es una delicia escribir sobre algo tan sencillo y perfecto, es un placer darlo a conocer al mundo y sobre todo a los jóvenes, siempre será esa mi meta y me siento enormemente privilegiado de poder contar con mi website CINEPARAISO, para ir desgranando uno a uno los muchos comentarios diferentes que pueblan mi pagina.

 

Creo que Marlon Brando sabía muy bien lo que me dijo aquel día en Paris:

 

 " Juan has nacido para escribir lo que nosotros olvidamos ".